Antojos Premamá

10 cosas que solo te ocurren cuando estas embarazada

El embarazo es un estado de la mujer único, impresionante y muy trascendente. Cambia la vida de la mujer que lleva al niño dentro desde el mismo momento en que lo concibe. Y estas son solo diez cosas de las muchas que te ocurren solo cuando estás embarazada. ¿Te sientes identificada?

1. Descubres enseguida las calles que son cuesta arriba

Cuando esa tripita empieza a crecer y cada paso cuesta más que cuando no la tenías, estás mucho más sensible para percibir las subidas ¡porque te cuesta un dolor subirlas! Y entonces estarías casi dispuesta a pintar un plano orográfico de tu ciudad para indicar todas las pendientes de ella, muchas de las cuales antes desconocías, ¿sí o sí? :)

Ir al Corte Inglés puede llegar a parecerte subir el Everest!
Ir al Corte Inglés puede llegar a parecerte subir el Everest!

2. Te das cuenta de lo poco solidarios que somos en el bus

Desgraciadamente, este es un punto bastante generalizado. Subes al bus y salvo algunas excepciones o casos muy extremos, todos los viajeros empiezan a mirar muy concentrados por la ventana mientas tu pasas despacio por los pasillos buscando algún alma generosa que te ceda su sitio.

3. Tu vena sensible esta a flor de piel, lloras más de lo que solía ser habitual en ti

Si antes de quedarte embarazada eras llorona, igual no notas tanto la diferencia, pero las que hemos sido poco lloronas notamos mucho el cambio. Estamos sensibles y se nos suelta la lágrima en escenas de películas o en anuncios o en series en las que antes no habríamos derramado ni una sola. No digamos nada de los telediarios o de las historias ligeramente emotivas que nos cuenten nuestros amigos o conocidos, el lloro está asegurado.

¡Ay! Con lo que me gustaba a mi el león comegamba... ¡qué poco sentido del humoooor..buaaaaaaa
¡Ay! Con lo que me gustaba a mi el león come gamba… ¡qué poco sentido del humoooor!..buaaaaaaa

4. Empiezas a ver embarazadas por todas partes

Esto nunca falla. Una embarazada solo ve embarazadas y así comienza la comparación: “Mira qué bien lo lleva esa”, o “Pobre, esta muy hinchada”, o “¡Anda! ¿se atreve a ir en moto?” o “¡Mira que mona va! Seguro que viste de Antojos!” 😉

¡Pero qué estilo! ¿Dónde habrá comprado esa ropa? psss, en Antojos!
¡Pero qué estilo! ¿Dónde habrá comprado esa ropa? psss, ¡en Antojos!

5. Tus ojos se van a buscar carritos, cunas, ropa de bebe y decoración infantil

Como madre previsora, empiezas a interesarte por todas las cosas materiales que inevitablemente vas a necesitar para acoger de la mejor forma posible a tu bebé. Una vez cubierta la primera gran necesidad de nuestro bebé, el amor, hay que pensar dónde va a dormir, en qué lo sacaremos a pasear, cómo lo podre vestir para que sea el más guapo de mi ciudad :) .. Y así comienza toda esa preciosa y a veces estresante labor de preparación del nido de nuestro bebé.

Cariño que te parece este body azulito? - Que te parece si lo cogemos amarillo y así nos sirve para el siguiente? - No seas cutre, Pedro!
– Cariño ¿que te parece este body azulito?
– ¿Y si lo cogemos amarillo y así nos sirve para el siguiente?
– ¡No seas cutre, Pedro!

6. Empiezas a ser más interesante por lo que llevas dentro que por ti misma

Todas las conversaciones con nuestra familia, natural y política, nuestras amigas, vecinos, conocidos, compañeros del trabajo, nos pueden hacer entender, a veces inconscientemente, que ahora somos alucinantemente interesantes porque estamos embarazadas, porque vamos a dar a luz un hijo, porque así formaremos una familia, y que luego una vez hecho el trabajo, sólo seremos una sombra… ¡pero no es así! Es cierto que el embarazo nos hace más grandes porque nos hace portadores de una nueva vida, de nuestro hijo, de la familia, pero no acaba ahí nuestra grandeza, porque una vez fuera de nosotras el hijo, continua nuestra alucinante entrega como madres, no sé si saldremos en el periódico, pero para nuestros hijos seremos lo más de lo más :)

7. Te llaman gordita y no sólo no te enfadas sino que te gusta

El embarazo cambia muchas cosas, incluidas nuestras curvas, que empiezan a cambiar y van apareciendo otras nuevas, ¡pero ojo, igual de femeninas que antes! Si preguntamos a nuestras parejas, la respuesta será unánime, el embarazo es muy sexy, es exuberante y es la prueba de que estamos siendo muy generosas en pro de un nuevo miembro de la familia y esta entrega es muy valorada por nuestra pareja.

8. Empiezas a sufrir el síndrome del conejillo de indias: te pinchan y te hacen más y más pruebas

Desde el primer positivo de embarazo las pruebas se suceden: análisis de orina, de sangre, ecografías vaginales, abdominales, la prueba de la glucosa, etc, etc. Y si encima te toca hacerte los controles del Rh, tus visitas al hospital aumentarán considerablemente. Pero todos estos ‘trastornos’ gracias al ‘gran proyecto’ que se está gestando en nosotras, los llevamos a las mil maravillas, y eso repercute muy positivamente en nuestra autoestima ya que nos sentimos valientes y generosas por pasarlas tan bien.

9. Los cuidados para evitar la toxoplasmosis te hacen ser más escrupulosa con la limpieza y alimentos

Desde el primer momento en el que te dicen los médicos que tengas cuidado con los embutidos, con la fruta sin lavar, con el sushi y la carne poco hecha, tu nivel de escrúpulos y lo que te digan los de tu entorno determinará el nivel de ‘neurosis’ con el que lleves el tema. Los hay más radicales y los hay más laxos: que si esta curado no hay problema, que depende del sello de calidad de los embutidos, que si lo lavas con lejía alimentaria no hay problema, que conque lo laves con agua y jabón suficiente… Paz, sentido común y hacer caso al médico siempre.

10. Empiezas a fortalecerte en los pequeños sacrificios que implican ser madre: dormir regular, ir cada poco tiempo al baño, no poder comer algunos alimentos, tomar medicación…

Desde el mismo principio, el embarazo en alegría, es ilusión, es esperanza. Y del mismo modo, es sacrificio, renuncias y cambios. De esta manera, nuestro hijo nos enseña en su pequeñez y menudencia lo que significa ser madre.

3

Ya solo nos queda darte la enhorabuena por tu estado de buena esperanza, y desearte que lo lleves estupendamente y que sea ¡una hora corta! :)

[Total:2    Promedio:1.5/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *