Antojos Premamá

Hidratación durante el embarazo y la lactancia

Con los calores del verano, nuestro cuerpo nos pide más líquidos y una mayor hidratación pero el estar bien hidratadas lo tenemos que tener en cuenta no sólo para estar guapas por fuera y que nuestra piel no se resienta si no que además tenemos que estar sanas por dentro para que nuestro embarazo se desarrolle de la mejor manera posible.

Más agua: 

Durante el embarazo, se producen una serie de cambios fisiológicos que hacen que se incrementen las necesidades de agua. Tanto el periodo de embarazo como el de lactancia son muy vulnerables a la falta de agua y nutrientes. Puede conllevar una serie de carencias que nos afecten a nosotras y a nuestro bebé.

Más beneficios: 

Según la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) estar bien hidratada durante la gestación nos aporta múltiples beneficios.

  • Ayuda a mantener el líquido amniótico donde se está formando el bebé.
  • Interviene en la prevención de infecciones urinarias y de formación de cálculos renales.
  • Previene la deshidratación lógica de las gestantes que experimentan vómitos durante el embarazo
  • Mejora la clásica acidez estomacal típica sobre todo del primer trimestre del embarazo.
  •  Ayuda a prevenir otro de los síntoma mas comunes, el estreñimiento.

En aumento: 

Según la SENC se recomienda que el primer trimestre de embarazo se consuma una media de 2,5 litros al día. Sin embargo, a lo largo del segundo y tercer trimestre esto cambia y hay que ir aumentando nuestra hidratación y por ello nuestra ingesta de agua  llegando a alcanzar los tres litros diarios.

Lactancia:

Durante el periodo de lactancia también nos aconsejan desde la SENC continuar con los 3 litros de agua diarios ya que la deshidratación nos puede afectar de múltiples maneras; haciendo que nuestra piel pierda su elasticidad, aparezcan síntomas en el rostro de excesivo cansancio, tengamos una menor tolerancia al calor e incluso nos disminuya la secreción láctea. 

Agua Mineral: 

Desde la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria recalcar que la calidad del agua en nuestro país es correcta pero recomiendan el consumo de agua mineral tanto durante el embarazo como en el periodo de lactancia por sus cualidades interesantes como el calcio, magnesio, el flúor, o su bajo contenido en sodio.

 

Recuerda que en caso de duda o sientas cualquier alteración lo mejor es consultar a tu médico. 

[Total:2    Promedio:3/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *