Antojos Premamá

La amniocentesis: para qué sirve y qué riesgos tiene

 

En torno a los 4 meses de embarazo todas las mujeres se ven abocadas a un dilema: amniocentesis sí o amniocentesis no.

Esta prueba recoge una muestra de líquido amniótico (el que rodea al bebé en el útero materno) y busca determinar si el feto tiene alguna patología o deformación, como por ejemplo el Síndrome de Down, la fibrosis quística, la espina bífida por mencionar algunas de las enfermedades detectables.

Esta prueba permite conocer si el feto tiene algún problema genético, pero también conlleva riesgos y el principal es la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo. También existen otros riesgos para el bebé y en menor medida para la madre.

El riesgo de padecer un aborto espontáneo es bajo, de 1 entre 400 casos y es más reducido si el personal médico que realiza la amniocentesis tiene una dilatada experiencia en esta técnica, sin embargo es algo que conviene tener presente antes de solicitar dicha prueba.

Tras la prueba, dispondremos de los resultados al cabo de unos 10 días. Seguro que todo ha ido bien y las analíticas son correctas. Tan solo en el 1% de los casos no son aptas para la analítica y en esos casos es necesario volver a tomar la muestra.

Fuentes:

www.babycenter.com

www.inatal.org

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *